Sobrevivienda al turismo

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos” (artículo 47 de la Constitución)

Sevilla es una ciudad turística. Las condiciones urbanas, monumentales o climáticas que la hacen atractiva como destino son innegables y las estrategias de promoción turística tienen un largo recorrido. El turismo no solía representar un problema hasta hace poco, cuando la actividad en el sector ha crecido exponencialmente. El número de establecimientos hoteleros (hoteles, hostales, pensiones y apartamentos) se ha duplicado desde 2008[1], y las pernoctaciones han crecido hasta 5 millones en 2016, dos millones más que en 2009[2]. El incremento se observa también en la intensificación del tráfico de pasajeros en el aeropuerto, que alcanza más de 5 millones en 2017, casi un 40% superior a 2013[3], aunque no todos son turistas. A los visitantes que llegan a través del aeropuerto se suman los que vienen por otros medios, incluidos los que han aterrizado en Jerez de la Frontera, Málaga o Madrid, bien conectados con Sevilla.

Los datos sobre el aumento de la actividad turística son siempre bien recogidos por las administraciones y los medios de comunicación, en tanto que contribuyen al “crecimiento económico”. Pero existen consecuencias de esta actividad que no se cuantifican y que no han sido estudiadas, como la huella ecológica, la precariedad laboral asociada al sector, la pérdida y degradación de determinados espacios públicos o el impacto en el mercado de la vivienda, especialmente desde la aparición de las plataformas como AirBnB o Homeaway. Las viviendas con fines turísticos se han incrementado en pocos años, retirando del mercado de alquiler un buen número de viviendas y contribuyendo al aumento desmedido de precios. En el mercado de compra-venta se ha intensificado la especulación por el alto rendimiento de los inmuebles en las zonas turísticas de la ciudad, pudiendo observarse la rehabilitación de viviendas (muchas previamente vacías) para el negocio turístico. La gran mayoría de las 7.125 viviendas con fines turísticos (en enero de 2018, en el mapa) se concentran en el distrito casco antiguo (4.925) y Triana (641). De todas ellas, sólo 2.706 son legales (en el mapa, en negro), según datos de la Consejería de Turismo.

Sevilla_AparTur_OF

El objetivo de esta campaña es denunciar las injusticias sociales y la desigualdad espacial que provoca la actividad turística en Sevilla. En los últimos meses, la presión turística en el mercado de la vivienda está desplazando forzosamente de sus hogares y barrios a vecinas, generando desarraigo de sus redes sociales y culturales. Conforme a la Constitución y al Estatuto de Autonomía de Andalucía, la vivienda es un derecho y los poderes públicos deben impedir la especulación, no solamente de carácter urbanístico, también turístico.

Por todo ello, demandamos a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Sevilla:

  • Una moratoria en la concesión de licencias a viviendas con fines turísticos en territorios saturados, sean de litoral o, como en nuestro caso, en zonas urbanas.
  • La recuperación de una política de vivienda pública conforme a la demanda existente en la ciudad y la regulación de los precios de alquiler, sobre todo en relación a las subidas desorbitadas que se están produciendo, para contrarrestar los efectos que la masificación turística provoca en el mercado.
  • El incremento del personal de inspección dedicado al control de las viviendas con fines turísticos, especialmente las que no tienen licencia.
  • Una regulación efectiva para impedir que se publiciten en las plataformas Airbnb o Homeaway viviendas con fines turísticos ilegales.
  • El fomento de procesos participativos reales a la hora de realizar estudios y diseñar políticas públicas sobre el turismo, que se ejecuten de manera integral.
  • La toma de conciencia de las repercusiones socio-espaciales, en los cuerpos, las identidades, redes y vidas de las vecinas y los vecinos de los territorios con alta afluencia turística.

Además, hacemos un llamamiento a la auto-organización de toda la vecindad en sus asociaciones más cercanas para luchar por su derecho a permanecer en sus barrios y a unirse a nosotras en el debate y la reflexión sobre la ciudad que queremos construir y disfrutar. Porque #SevillaNoSeVende.

 

[1] Datos del Registro de Turismo de Andalucía de la Consejería de Turismo y Comercio.

[2] Datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística.

[3] Datos del Ministerio de Fomento.

Anuncios

CACTUS se moviliza por primera vez a los pies de la Giralda

COMUNICADO DE PRENSA. Sevilla, 11 de mayo de 2018.

“Sobrevivienda al turismo” es la primera campaña del colectivo frente a la turistización

El Colectivo-Asamblea Contra la Turistización de Sevilla (CACTUS) organiza una acción-performance este sábado al mediodía en la plaza Virgen de los Reyes para informar sobre las consecuencias que el turismo frenético está provocando en la ciudad. El colectivo, formado por entidades sociales (las Asociaciones Vecinales Triana Norte o La Revuelta, del Casco Norte, así como Ecologistas en Acción-Sevilla o la Casa del Pumarejo) y personas a título individual, ha decidido realizar su primera acción a los pies de la Giralda por su simbolismo urbano y turístico. Con un espíritu festivo y reivindicativo, bajo el lema “Sevilla no se vende”, el CACTUS montará un punto de contra-información turística para generar debate sobre el modelo turístico actual y dar una versión amplia del mismo, incluyendo sus efectos negativos. La acción se enmarca dentro de una movilización que quiere sensibilizar sobre la progresiva pérdida de derechos sociales y que está programada de manera paralela en ciudades de todo el estado, como Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga entre otras.

Aunque la turistización impacta en varios frentes, desde el ambiental hasta el laboral, la primera campaña del CACTUS se centra en la vivienda. Mediante un juego de palabras, “Sobrevivienda al turismo”, se recalca la dificultad de acceso a la vivienda y la de muchos inquilinos por mantenerse en sus hogares, en gran parte debido a los devastadores efectos de las viviendas con fines turísticos. Hace unos meses, la Empresa Municipal de la Vivienda estimaba alrededor de 9.000 alojamientos de este tipo en toda la ciudad. Según los datos de que disponemos, existen más de 7.000 viviendas con fines turísticos en Sevilla, de las que el 62% son ilegales. La gran mayoría se concentran en el Distrito Casco Antiguo y Triana, cuya masificación arrasa con la vida social, entre otros a causa del incremento de la especulación inmobiliaria, de los precios de alquileres y bienes básicos, provocando la expulsión de vecinas de estos barrios que se sustituyen por una población flotante de turistas. Por todo ello, el CACTUS demanda a las administraciones con competencias en la materia una moratoria en la concesión de licencias de viviendas con fines turísticos en zonas saturadas, mayor control en las plataformas en las que se anuncian y el aumento de las inspecciones a este tipo de alojamientos; además de la recuperación de una política de vivienda pública efectiva y la regulación de los precios de alquiler que permita contrarrestar los efectos de la masificación turística en el mercado. Se trata de que el turismo esté en el centro del debate como fenómeno transversal a la vida en la ciudad, que afecta directamente a sus vecinas, quienes tienen por tanto derecho de participar en la discusión y en la elaboración de las políticas públicas que lo gestionan.

image 12M

#SevillaNoSeVende

CARTEL12Msevillanosevende

Porque #SevillaNoSeVende, salimos a la calle el 12 de mayo. Porque queremos ciudades para quienes la habitan, y no para los turistas y especuladores.

Os invitamos a esta acción en la que presentaremos nuestra campaña “SobreVivienda al turismo”. Su objetivo es denunciar las injusticias sociales y la desigualdad espacial que provoca la actividad turística en Sevilla. En los últimos años, la presión turística en el mercado de la vivienda está desplazando forzosamente de sus hogares y barrios a vecinas, generando desarraigo de sus redes sociales y culturales. Pero la vivienda es un derecho y los poderes públicos deben impedir la especulación, no solo urbanística, sino turística.

¡SEVILLA NO SE VENDE!

DEL ENTRA, BROTA EL CACTUS

Además, nos integramos en la red de ciudades del sur de Europa ante la Turistización #SETnetC:UsersMaría-PCappdatalocalautodeskautocad 2017r21.0esp

Los barrios centrales e históricos de Sevilla se están convirtiendo progresivamente en un desierto social. La creciente expulsión de residentes, de actividades y comercios tradicionales, la regresión del espacio público en beneficio del negocio turístico o la precariedad a la que se somete a las empleadas en el sector hacen de aquellos barrios un territorio árido, cada vez menos amable para ser habitado. Una prueba de ello es que muchas personas nos han expresado que han dejado de pasear por algunas plazas y calles, debido a que están llenas de visitantes. La masificación turística vacía de contenido social la ciudad y la convierte en una mercancía, un espacio en venta cual parque temático.

Para conocer mejor las causas y las consecuencias de este proceso que se ha dado a conocer como turistización, diferentes colectivos sociales organizamos el Encuentro sobre Turistización, Resistencias y Alternativas (ENTRA) el pasado noviembre. Al mismo invitamos a otras organizaciones que resisten la turistización en otras partes del Estado, quienes compartieron sus experiencias, estrategias y propuestas de cara al futuro. Desde entonces y hasta hoy, distintas personas y asociaciones sevillanas que participaron en aquel encuentro han continuado organizándose, definiendo primero su identidad y estructura, y después centrando los debates en torno a los temas que más preocupan sobre los efectos del turismo en nuestra ciudad. De esos debates, redes de solidaridad, amistad, alegría y ganas de luchar, brota el CACTUS: el Colectivo-Asamblea Contra la Turistización de Sevilla. El colectivo ha nacido con estrella y ya ha sido invitado a la cumbre mundial del World Travel & Tourism Council (WTTC), que se celebrará dentro de un año en la ciudad. Una invitación que nos ha sorprendido, pero que hemos aceptado de buena gana.

A nuestras propuestas para la cumbre mundial invitaremos las de otros colectivos hermanos, porque nos hemos integrado en la recién creada red de ciudades del sur de Europa ante la turistización (SET, en sus siglas en inglés). La red la forman entidades de, entre otros, Barcelona, Lisboa, Madrid, Malta, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Valencia o Venecia. Nuestro objetivo será generar propuestas y discursos alternativos al turismo frenético que erosiona y elimina la vida de nuestros barrios. Para eso continuaremos trabajando a escala local en varios ejes temáticos, invitando a sumarse a todas las personas y colectivos de la ciudad preocupados por el tema. A escala transnacional tejeremos espacios de colaboración e intercambio con colectivos de los países europeos más golpeados por la crisis que, no sin sorpresas, son también los que proponen la salida de la misma mediante el incremento de la actividad turística a costa de nuestras vidas.

Asamblea miércoles 25, 19:30 en la Casa del Pumarejo

 Ven a la Asamblea de ENTRA, súmate a la campaña que estamos preparando para el 12 de Mayo, #SevillaNoSeVende junto a otras ciudades de la península, para reivindicar el derecho a la vivienda y a la ciudad de quienes la habitan, y contra el negocio con nuestras identidades y barrios.

Miércoles, 25 de abril a las 19:30 en el Centro Vecinal de la Casa Grande del Pumarejo

¡Participa, apoya, difunde!

#turistización #12M #turismosqueo

 

asamblea 25 abril

La AV La Revuelta propone medidas para limitar las viviendas turísticas en el II Plan Turístico de Sevilla

grafiturist.jpg

Aquí el comunicado en su web.

Ante el anuncio de la Delegación de Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla de la presentación del II Plan Turístico de Sevilla, que incluye como estrategia el focalizar sus actuaciones en la zona norte del Casco Antiguo y Triana, la Asociación Vecinal La Revuelta del Casco Norte hace público su desacuerdo, al constatar que estas zonas comienzan a estar saturadas, al tiempo que propone medidas para que el crecimiento del turismo no siga repercutiendo negativamente en la vida del vecindario.

Partiendo del reconocimiento de la conveniencia de la redactar un Plan Turistico en estos momentos de expansión descontrolada, demandamos que ese Plan se haga en beneficio de la vida de la ciudad y si tenemos que hablar de economía, protegiendo el tejido comercial de los barrios, los pequeños comercios de cercanía que satisfacen nuestras necesidades cotidianas materiales y muchas veces forman parte de nuestras redes sociales de cuidados.

El Plan que ahora se presenta no ha sido participativo realmente, al menos en lo que respecta a las vecinas y vecinos de Triana y el Casco Norte, a los que nadie ha preguntado sobre esa estrategia de vender sus barrios al turismo para desconcentrar la ya saturada zona monumental.

Creemos necesario incorporar en el Plan la visión de las personas residentes en esos barrios que, contra lo manifestado por el Alcalde, opina que no nos caben más turistas y que este tipo de hostelería está encareciendo e incomodando nuestras vidas.

La peor de las repercusiones de las descontroladas viviendas con finalidad turística es el incremento, en torno a un 20 %, en los precios de los alquileres, lo que está expulsando a muchas vecinas y vecinos de Triana y el Casco Norte.

El Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo lleva un año manifestando que está estudiando el problema, cuando los datos están sobre la mesa y son oficiales, del propio Plan Municipal de Vivienda:

Sin título-1

Frente al crecimiento ilegal de las viviendas de uso turístico, en lo que empieza a parecerse a una nueva burbuja inmobiliaria, proponemos al Ayuntamiento que incorpore en el II Plan Turístico de Sevilla la paralización de su crecimiento, con una moratoria de nuevas licencias hasta que se redacte un Plan Especial que fije la capacidad de carga turística de cada barrio.

Otras ciudades como Barcelona, Paris, Amsterdam o San Francisco lo están haciendo mientras Sevilla va con retraso. En esas ciudades han sabido diferenciar entre los fondos de inversión que invierten en pisos para especular y los vecinos que alquilan por temporadas como complemento económico. Para ello han fijado un límite -90, 100 o 120 días- al tiempo que se puede alquilar una vivienda sin que se considere apartamento, una medida que debe recoger el II Plan Turístico de Sevilla.

Y en este debate sobre el tipo de turismo que admite Sevilla, el vecindario del Casco Norte quiere introducir una reflexión más general sobre el nuevo modelo productivo que se está diseñando, en el que nos han asignado el papel de camareros de Europa, con empleos precarios en barrios cada vez más caros y sin personalidad propia.